Diferencia entre delito de lesiones y delito de maltrato de obra: guía brevísima

delito de lesiones
Contenidos del artículo

Hoy vengo a hablaros la raíz de la agresión del famoso futbolista Valverde a un contrincante mientras se dirigían de vuelta a sus autobuses, de la enorme diferencia existente entre una agresión con lesión (aunque sea leve) o sin ella, en cuanto a sus consecuencias jurídicas.

En este caso el jugador del Real Madrid, golpeó en la cara al Jugador del Villareal en el párking colindante al Estadio, sin provocarle lesiones físicas, por la información vertida por los periódicos deportivos. Parece que agentes de la Policía Nacional presenciaron estos hechos, y que el jugador ha interpuesto denuncia.

El maltrato de obra

El delito de maltrato de obra, y el delito de lesiones son dos delitos que se encuentran recogidos en el Código Penal, y aunque pueden parecer similares, existen importantes diferencias entre ellos. En este artículo, se explicará la diferencia entre el delito de maltrato de obra y el delito de lesiones, así como los diferentes grados de penas que existen en España.

El delito leve de maltrato de obra se refiere a cualquier agresión física («el que golepeare o maltratare») que no llegue a causar lesiones físicas. Este delito se encuentra recogido en el artículo 147.3 del Código Penal. Solo es perseguible a instancia de parte, es decir que si existe atestado de la policía, pero no media denuncia de la persona perjudicada, no se iniciará ningún procedimiento. Por ejemplo, un vecino hace obras en su vivienda no dejando dormir al vecino de al lado, este vecino que está muy molesto decida tomar represalias rompiéndole las luces del jardín. Este acto constituye un delito de maltrato de obras.

«El que golpeare o maltratare de obra a otro sin causarle lesión, será castigado con la pena de multa de uno a dos meses».

Artículo 147.3 del Código Penal

” El hecho de que no resultara probada la existencia del arañazo a que se hace referencia en la denuncia carece de trascendencia y justifica la razón de la condena del ex artículo 147.3 del Código Penal, al no estar acreditada la producción de lesión alguna como consecuencia de la agresión de autos, pues el maltrato de obra tipificado en dicho precepto precisa de dicha ausencia para que pueda apreciarse, no teniendo a la salud como bien jurídico protegido, sino la dignidad de las personas.

La recurrente estima que se trata de un incidente que debe permanecer ajeno al derecho penal dada su insignificancia, consideración que no se comparte dados los términos con los que se describe la conducta desarrollada por la denunciada en sentencia. Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, abalanzar es igual a lanzar, arrojar, impeler violentamente algo, y coger hace referencia a agarrar a alguien. Es evidente que quien se abalanza sorpresivamente contra una persona y la agarra por el pecho realiza un acto de maltrato que entra dentro del concepto del delito leve sancionado por el artículo 147.3 del Código Penal.”.

En enero de 2018 la Audiencia Provincial de Madrid (Sección 2ª) condenó a una persona por abalanzarse contra otra, sin producirle lesiones. sentencia de fecha 16.01.2018. Esto acto constituye un delito de maltrato de obras sin lesión.

Podemos ayudarte
En Mateo López Abogados somos abogados especialistas en delitos contra las personas. Si necesita un despacho con amplia experiencia en Derecho Penal, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

consúltenos aquí

Es importante tener en cuenta que el delito de maltrato de obra también puede ser agravado si se comete en el ámbito familiar o en presencia de menores, tal y como se recoge en el artículo 153.1 del Código Penal. En estos casos ya no hablaríamos de delito leve y las penas pueden ser más graves.

El delito de lesiones

Por otro lado, el delito de lesiones se refiere a cualquier acción que cause un daño físico o psíquico en la víctima, ya sea de manera intencional o por negligencia. Este delito puede variar en gravedad desde lesiones menores hasta lesiones graves que pongan en peligro la vida de la víctima. Se considera un delito más grave que el de maltrato de obra y se divide en tres grados: leve, grave y muy grave.

Delito leve de lesiones

Las lesiones leves se recogen en el artículo 147.1 del Código Penal y se definen como cualquier daño físico o psíquico que necesite para su sanidad menos de diez días y no requiere tratamiento médico o quirúrgico. Es decir, implica causar lesiones a otra persona sin que estas sean graves. Por ejemplo, si una persona le da un empujón a otra en un momento de discusión y esta última sufre un pequeño corte en la frente que no requiere de atención médica, estaríamos ante un delito leve de lesiones.

Puntos claves a tener en cuenta sobre el delito leve de lesiones:

  1. Acción causante: Para que se configure el delito leve de lesiones, debe haber una acción por parte del agresor que cause lesiones a otra persona. Esto puede incluir empujones, golpes, agresiones verbales que causen angustia emocional, entre otros actos.
  2. Lesiones no graves: Las lesiones involucradas no son de gravedad extrema y generalmente no ponen en peligro la vida de la víctima. Pueden incluir contusiones, rasguños, cortes superficiales, hematomas, entre otros tipos de lesiones menores.
  3. Intención: En muchos casos, el agresor puede no haber tenido la intención directa de causar lesiones. Sin embargo, su acción imprudente o descuidada llevó a las lesiones de la víctima. En algunos sistemas legales, la falta de intención puede ser un factor atenuante en la sentencia.
  4. Penalidades: Las penalidades por delitos leves de lesiones pueden variar dependiendo de la gravedad de las lesiones, las circunstancias del caso y las leyes locales. Las consecuencias pueden incluir multas, trabajo comunitario, probation o penas de cárcel de corta duración.
  5. Reparación del daño: En muchos casos, el agresor puede ser requerido a compensar a la víctima por los daños sufridos, lo que puede incluir el pago de gastos médicos o daños emocionales.

Delito de lesiones graves

Las lesiones graves se recogen en el artículo 148 del Código Penal y se definen como cualquier daño físico o psíquico que requiere tratamiento médico o quirúrgico y que necesita para su sanidad más de veinte días o implica una incapacidad temporal para la víctima. Un ejemplo de este tipo de delito sería el caso de una pelea en la que una persona recibe un golpe que le causa una fractura nasal y necesita atención médica para cura.

Aspectos importantes sobre los delitos de lesiones graves:

  1. Gravedad de las lesiones: En los delitos de lesiones graves, las lesiones causadas a la víctima son consideradas serias y significativas. Pueden incluir fracturas óseas, lesiones internas, pérdida de miembros, quemaduras graves, lesiones cerebrales traumáticas u otras lesiones que requieren atención médica intensiva o que tienen consecuencias duraderas para la salud de la víctima.
  2. Intención y negligencia: En algunos casos, las lesiones graves pueden ser el resultado de acciones intencionales, como agresiones físicas premeditadas. En otros casos, las lesiones graves pueden ser causadas por negligencia o imprudencia grave, como en accidentes de tráfico causados ​​por conducir bajo los efectos del alcohol o drogas.
  3. Penalidades: Las penalidades por delitos de lesiones graves varían según la jurisdicción y la gravedad de las lesiones. En general, pueden incluir largas penas de prisión, multas significativas y otros castigos que reflejen la gravedad del delito y la necesidad de hacer justicia para la víctima.
  4. Investigación y procesamiento: Los delitos de lesiones graves suelen ser objeto de una investigación exhaustiva por parte de las autoridades policiales y judiciales. Se pueden emplear expertos forenses y médicos para determinar la naturaleza y el alcance de las lesiones sufridas por la víctima, así como para establecer la responsabilidad del perpetrador.
  5. Reparación del daño: Además de enfrentar las consecuencias legales, los perpetradores de delitos de lesiones graves pueden ser responsables de compensar a la víctima por los daños y perjuicios sufridos. Esto puede incluir el pago de gastos médicos, pérdida de ingresos, rehabilitación y otros costos asociados con la recuperación de la víctima.

Delito de lesiones muy graves

Finalmente, las lesiones muy graves se recogen en el artículo 149 del Código Penal y se definen como cualquier daño físico o psíquico que causa una incapacidad permanente para la víctima, una enfermedad incurable, la pérdida de un órgano o una extremidad, la deformidad facial o la pérdida de la capacidad de procrear. Por ejemplo, si una persona sufre una lesión en la columna vertebral que le impide realizar sus actividades diarias durante varios meses, estaríamos ante un delito muy grave de lesiones.

Aspectos a tener en cuenta sobre los delitos de lesiones muy graves:

  1. Gravedad de las lesiones: Las lesiones muy graves pueden incluir daños físicos severos que resulten en discapacidad permanente, desfiguración, pérdida de extremidades, daño cerebral grave, parálisis u otras condiciones que tengan un impacto significativo y duradero en la salud y el bienestar de la víctima.
  2. Intención y malicia: En muchos casos, las lesiones muy graves son el resultado de actos intencionales y maliciosos por parte del perpetrador. Estos actos pueden incluir ataques violentos, agresiones con armas, tortura u otras formas de violencia extrema.
  3. Consecuencias legales: Los delitos de lesiones muy graves suelen ser castigados con penas de prisión prolongadas, que pueden variar dependiendo de la jurisdicción y las circunstancias específicas del caso. Además de las penas de prisión, los perpetradores pueden enfrentar multas significativas y otras sanciones legales.
  4. Investigación y proceso judicial: Los casos de lesiones muy graves son investigados minuciosamente por las autoridades policiales y judiciales. Se pueden emplear expertos médicos y forenses para evaluar la naturaleza y el alcance de las lesiones sufridas por la víctima, así como para determinar la responsabilidad del perpetrador.
  5. Reparación del daño y apoyo a la víctima: Las víctimas de delitos de lesiones muy graves pueden necesitar apoyo médico, emocional y financiero a largo plazo. Los perpetradores pueden ser responsables de compensar a la víctima por los daños y perjuicios sufridos, incluidos los gastos médicos, la pérdida de ingresos y otros costos asociados con la recuperación y rehabilitación.

Diferencia entre delito leve de agresión o maltrato de obra y delito de lesiones.

Mientras que el de lesiones trata de proteger la integridad física de la víctima, el delito de maltrato de obra trata de defender a aquel que ha recibido un trato inhumano o degradante. Por ello decimos que el bien jurídico protegido, es decir el supuesto que pretende defender la ley, es distinto ya que en el maltrato de obra se trata de proteger la dignidad e integridad moral de la persona y en el delito de lesiones se trata de proteger la integridad física. De ahí que uno sea perseguible solo mediante denuncia (malos tratos de obra) y otro de oficio a través de atestado policial, parte de lesiones en los servicios de atención, etc.

En conclusión, aunque los delitos de maltrato de obra y de lesiones tienen algunas similitudes, es importante conocer las diferencias entre ellos para poder distinguirlos correctamente. Mientras que el maltrato de obra se refiere a un trato inhumano o degradante hacia otra persona sin llegar a causarle una lesión, el delito de lesiones implica causar una lesión que menoscabe la integridad corporal o la salud física o mental de otra persona. Además, dentro del delito de lesiones, existen diferentes grados de gravedad en función de la lesión causada.

Maltrato de obras ejemplos

  1. En un edificio residencial: Un vecino, molesto por el ruido habitual de los niños jugando en el departamento de arriba, decide tomar represalias. Un día, cuando los niños están en la escalera, este vecino arroja intencionadamente agua hirviendo desde su balcón, causando lesiones a los niños. Este acto se considera maltrato de obra porque hay una agresión física directa sin justificación legítima, dirigida hacia personas que no estaban en una situación de confrontación con el agresor.
  2. En un espacio público, como un parque: Durante un partido informal de fútbol, un espectador que no está involucrado en el juego se irrita por el balón que accidentalmente llega varias veces cerca de donde está sentado. En un momento de enfado, espera a que uno de los jugadores venga a recuperar el balón y lo empuja violentamente, causando que el jugador caiga y se fracture una muñeca. Este acto constituye maltrato de obra ya que hay una agresión física sin provocación previa, resultando en daño físico.

Comparte este Artículo

Artículos y Noticias