Custodia Compartida: Situación actual

custodia compartida cadiz
Contenidos del artículo

Custodia Compartida: ¿Debería Ser el Sistema por Defecto?

La custodia compartida, ¿debería ser el sistema por defecto en casos de divorcio o separación? Esta es una pregunta que a menudo se plantea en el ámbito legal de familia, y hoy vamos a explorarla en detalle. Soy Guillermo Mateo, abogado y fundador de Mateo López Abogados, y en este artículo, te brindaré información importante sobre la custodia compartida, separaciones y pensiones de alimentos.

La Custodia Compartida en la Actualidad

La custodia compartida es un tema que ha ido ganando popularidad en lugar del sistema tradicional de custodia materna en muchos juzgados. Sin embargo, la custodia compartida debe considerarse cuidadosamente en función de las circunstancias específicas de cada caso.

En un reciente caso analizado por el Tribunal Supremo en julio de 2022, un padre solicitó la custodia de sus hijos o, en su defecto, la custodia compartida, mientras que la madre defendía su derecho a la custodia. El tribunal de primera instancia otorgó la custodia a la madre, pero la Audiencia Provincial de Madrid revirtió esa decisión, estableciendo la custodia compartida. La madre llevó el caso al Tribunal Supremo.

¿Qué ocurre en la custodia compartida si no hay acuerdo entre los padres?

Cuando los padres no logran llegar a un acuerdo sobre la custodia compartida, la situación puede requerir la intervención judicial para determinar la disposición más beneficiosa para el bienestar del niño. En estos casos, el tribunal evaluará varios factores, como la relación de cada progenitor con el niño, la capacidad de cada uno para proporcionar un entorno estable y seguro, y las preferencias del niño, si tiene edad suficiente para expresar una opinión válida.

Los jueces también considerarán la logística práctica de la custodia compartida, incluyendo la proximidad de las viviendas de los padres, sus horarios de trabajo y la continuidad en la educación y la vida social del niño. El objetivo principal es asegurar que se mantenga el interés superior del niño, promoviendo un entorno donde pueda prosperar tanto emocional como físicamente. En ausencia de acuerdo, el tribunal puede ordenar mediación familiar como un paso intermedio antes de tomar una decisión definitiva, buscando fomentar una solución amistosa que involucre la cooperación de ambos padres en el cuidado y crianza de sus hijos.

¿Qué circunstancias tendrá en cuenta el juez para adoptar la decisión adecuada?

La custodia de los niños en caso de divorcio es una de las cuestiones más delicadas y complejas que enfrentan los tribunales de familia. Los jueces tienen la responsabilidad de tomar decisiones que prioricen el bienestar y los mejores intereses del niño. Aunque las leyes específicas pueden variar según la jurisdicción, existen varios factores comunes que los jueces suelen considerar al tomar decisiones sobre la custodia:

  1. Mejor interés del niño: Este es el principio rector en todas las decisiones de custodia. Incluye considerar la felicidad, la seguridad y el desarrollo general del niño.
  2. La relación del niño con cada uno de los padres: Se evalúa la fuerza, la estabilidad y la naturaleza de la relación del niño con cada uno de los padres, incluyendo quién ha sido el principal cuidador.
  3. La capacidad de los padres para proveer: Se considera la capacidad de cada padre para proporcionar al niño un ambiente estable, incluyendo vivienda, educación, atención médica y necesidades emocionales.
  4. Preferencias del niño: Dependiendo de la edad y madurez del niño, sus preferencias pueden ser tomadas en cuenta, aunque no son determinantes.
  5. Salud física y mental de los padres: La capacidad de cada padre para cuidar al niño puede verse afectada por su estado de salud física y mental.
  6. Historial de violencia o abuso: Cualquier evidencia de violencia doméstica, abuso de sustancias, abuso infantil o negligencia es un factor crítico que puede influir fuertemente en la decisión de custodia.
  7. Estabilidad del entorno hogareño: Se busca ofrecer al niño un entorno de vida estable, por lo que se evalúa la estabilidad del hogar de cada padre.
  8. La capacidad de los padres para comunicarse y cooperar: La habilidad de los padres para comunicarse y cooperar en asuntos relacionados con el niño es importante, especialmente en arreglos de custodia compartida.
  9. La capacidad de cada padre para permitir y fomentar una relación continua y saludable entre el niño y el otro padre: Esto incluye no hablar negativamente sobre el otro padre frente al niño y fomentar una relación positiva.
  10. La adaptación del niño a su hogar, escuela y comunidad: Se considera cómo los posibles cambios en la custodia pueden impactar la adaptación y la rutina actual del niño.

Es importante destacar que no existe una fórmula única para determinar la custodia, y los jueces tienen cierta discreción para ponderar estos factores según las circunstancias específicas de cada caso. Además, algunas jurisdicciones pueden tener consideraciones adicionales o únicas basadas en leyes locales y regulaciones.

La mala relación de los progenitores tiene implicaciones en la custodia compartida

Un aspecto importante de este caso es el conflicto constante entre los padres, que incluso involucra denuncias penales cruzadas. La Audiencia Provincial de Madrid no consideró este conflicto suficiente para negar la custodia compartida, pero el Tribunal Supremo sí lo hizo. El Supremo argumentó que la custodia compartida requiere colaboración entre los padres y que el conflicto puede afectar negativamente a los hijos. Por lo tanto, decidieron otorgar la custodia a la madre en interés de los menores.

Es obvio que, tras la ruptura de una relación sentimental la comunicación y entendimiento con la expareja puede resentirse gravemente. No obstante los tribunales diferencian entre una situación tensa o poco comunicativa de una situación conflictiva o de ausencia absoluta de comunicación. En resumen, que no exista una buena relación tras la ruptura, no es óbice para la concesión de una custodia compartida. Más bien, se prioriza que los progenitores compartan valores y modelos de educativos para con sus hijos en común, habiéndose establecido para la la consecución de estos fines un nivel de comunicación eficaz (por ejemplo estableciendo vías de comunicación como emails o whatsapps cuando la relación no es cordial).

En qué caso se deniega la custodia compartida

El tema de la custodia compartida es un aspecto crucial en los procedimientos de separación o divorcio en España, donde la ley favorece el bienestar del menor sobre cualquier otro criterio. A pesar de que la tendencia jurídica actual apunta hacia un modelo de custodia compartida como opción preferente, existen circunstancias específicas bajo las cuales este tipo de custodia puede ser denegada por un juez. Aquí detallo algunas de las razones principales:

  1. Conflictos graves y continuados entre los progenitores: Cuando la relación entre los padres es altamente conflictiva y no existe una mínima capacidad de comunicación y cooperación, la custodia compartida puede ser considerada no viable. Esto se debe a que un alto grado de cooperación es esencial para el éxito de este modelo de custodia, y los continuos conflictos pueden afectar negativamente al bienestar emocional del menor.
  2. Desinterés o incapacidad de uno de los progenitores: Si uno de los padres muestra desinterés en el cuidado del menor o carece de la capacidad para proporcionar un ambiente estable y seguro, la custodia compartida puede ser denegada. Esto incluye casos donde hay evidencias de negligencia, abuso o incapacidad para atender adecuadamente las necesidades básicas y emocionales del niño.
  3. Diferencias significativas en los estilos de vida: Si los estilos de vida de los progenitores son drásticamente diferentes y podrían crear entornos inestables o inconsistentes para el niño, es posible que la custodia compartida no sea otorgada. Esto puede incluir diferencias en los valores fundamentales, prácticas de crianza o incluso la ubicación geográfica de las residencias de los padres que hagan inviable una rutina coherente para el menor.
  4. Historial de violencia doméstica o abuso: La presencia de un historial de violencia doméstica, abuso físico o psicológico por parte de uno de los padres es una de las razones más contundentes para denegar la custodia compartida. La seguridad del menor es siempre la prioridad, y en estas circunstancias, la custodia puede ser otorgada exclusivamente al otro progenitor.
  5. Preferencias del menor: Dependiendo de la edad y madurez del niño, su opinión podría ser considerada por el juez. Si el menor expresa una clara preferencia por vivir con uno de los padres y tiene razones válidas y bien fundamentadas para ello, esto puede influir en la decisión de no establecer una custodia compartida.
  6. Interrupción significativa de la vida del menor: Si la custodia compartida supone una alteración significativa de la rutina o del entorno escolar y social del menor, y si se considera que esto podría afectar su estabilidad emocional y desarrollo, este tipo de custodia puede ser denegada.

¿Cómo se puede solicitar la custodia compartida?

La custodia compartida implica que ambos padres comparten las responsabilidades y la toma de decisiones importantes respecto a la vida de sus hijos, aunque no necesariamente significa que el tiempo del niño se divida en partes iguales entre los dos. La solicitud de custodia compartida varía según la jurisdicción, pero generalmente sigue un proceso legal estructurado. Aquí hay una guía general sobre cómo se puede solicitar la custodia compartida:

1. Informarse sobre las leyes locales

Las leyes de custodia varían de un lugar a otro, por lo que es importante entender las regulaciones específicas de su jurisdicción. Algunas áreas pueden favorecer la custodia compartida como punto de partida, mientras que otras requieren que se demuestre que es en el mejor interés del niño.

2. Consultar con un abogado

Un abogado puede proporcionar asesoramiento legal específico, ayudar a comprender los derechos y responsabilidades de la custodia compartida, y guiar a través del proceso legal. Pueden ayudar a preparar y presentar la documentación necesaria y aconsejar sobre la mejor estrategia a seguir. Puedes consultar con Mateo López para asegurarte un asesoramiento personalizado.

3. Preparar un plan de crianza

Un plan de crianza detallado es fundamental en los casos de custodia compartida. Este plan debe abordar cómo se tomarán las decisiones importantes (educación, salud, religión, etc.), cómo se dividirá el tiempo del niño entre los hogares de los padres, y cómo se manejarán las vacaciones y días especiales, entre otros aspectos. El plan debe centrarse en el bienestar y las necesidades del niño.

4. Negociar con el otro padre

Si es posible, trabajar con el otro padre para llegar a un acuerdo sobre la custodia compartida puede ser beneficioso. La mediación puede ser una opción útil si las negociaciones directas son difíciles. Un mediador neutral puede ayudar a los padres a alcanzar un acuerdo que sea en el mejor interés del niño.

5. Presentar una solicitud ante el tribunal

Si los padres llegan a un acuerdo, pueden presentar conjuntamente una petición para la custodia compartida, junto con su plan de crianza, al tribunal para su aprobación. Si no hay acuerdo, un padre puede presentar una solicitud unilateralmente, y el tribunal decidirá basándose en el mejor interés del niño.

6. Participar en el proceso judicial

El proceso puede incluir audiencias en las que ambos padres presentan sus argumentos y evidencia sobre por qué la custodia compartida sería en el mejor interés del niño. El juez puede ordenar evaluaciones de custodia, entrevistas con el niño, o la participación de expertos para ayudar a determinar la mejor solución.

7. Cumplimiento y modificación del acuerdo de custodia

Una vez que se establece un acuerdo de custodia, ambos padres deben cumplirlo. Si las circunstancias cambian, los padres pueden solicitar una modificación del acuerdo de custodia, siempre que demuestren que el cambio es en el mejor interés del niño.

Es crucial mantener el enfoque en el bienestar del niño durante todo el proceso y buscar soluciones que apoyen su desarrollo y felicidad. La custodia compartida puede ser desafiante, pero con comunicación y cooperación, puede ser una disposición beneficiosa para todas las partes involucradas.

Conclusión sobre la custodia compartida

En definitiva, la decisión en casos de custodia compartida debe centrarse en el interés de los niños, priorizando su bienestar. Es crucial recordar que cada caso es único y que no existe una regla única que se aplique a todos los escenarios.

Es fundamental abordar estos asuntos con cuidado y buscar la solución que mejor beneficie a los hijos, evitando que se generen conflictos con el propósito de influir en la decisión del tribunal. En algunos casos, puede ser más adecuado otorgar la custodia al otro progenitor.

Antes de concluir, quiero recordarte que si estás enfrentando un divorcio o una ruptura teniendo hijos en común, o necesitas modificar las medidas existentes, puedes programar una consulta conmigo por videoconferencia o en mi despacho. Estoy aquí para ayudarte a comprender tus opciones legales y encontrar la mejor solución para tu situación.

Si necesitas asesoramiento legal en asuntos de familia, no dudes en contactar con nosotros para obtener orientación personalizada.

Comparte este Artículo

Artículos y Noticias