Gastos custodia compartida: La Obligación al Pago de Alimentos

gastos custodia compartida
Contenidos del artículo

Si estás considerando la posibilidad de una custodia compartida y te preguntas cómo funcionan los gastos custodia compartida y pagos de alimentos en este tipo de situación, has llegado al lugar correcto. En este artículo, como experto abogado especializado en derecho de familia, te proporcionaré una visión clara de tus obligaciones en casos de custodia compartida. Al entender este proceso, estarás mejor preparado para tomar decisiones informadas.

La distribución equitativa de gastos custodia compartida

Existe un gran mito que dice que la custodia compartida no es compatible con el establecimiento de una pensión de alimentos.

Habitualmente, en el sistema de custodia compartida, el proceso de pago de los gastos de los menores y la manutención se lleva a cabo a través de una distribución equitativa basada en los ingresos de ambos cónyuges. A diferencia de la pensión de alimentos tradicional, en la custodia compartida, no existe una cantidad fija que uno de los progenitores deba pagar al otro. En cambio, ambas partes distribuyen los gastos de los menores en función de una proporción de sus ingresos. Esta proporción puede variar según las circunstancias y suele ser acordada en común acuerdo, con frecuencia en proporciones del 50-50 o 60-40, dependiendo de los ingresos y gastos de los menores.

En general, se suele abrir una cuenta bancaria mancomunada para gestionar estos gastos. Ambos progenitores tienen acceso a esta cuenta y deben firmar para autorizar cualquier gasto relacionado con los menores. También es común establecer una cuenta común y solidaria que permita a ambos progenitores llevar un registro mensual de los gastos. Esta práctica promueve la transparencia y la cooperación necesarias en una custodia compartida.

Es importante destacar que uno de los requisitos clave para la custodia compartida es una comunicación efectiva entre los progenitores. En situaciones de custodia compartida, los padres deben estar dispuestos a hablar, coordinarse y tomar decisiones conjuntas sobre la crianza de los hijos. Esto incluye aspectos como cómo se distribuirán los gastos y cómo se organizará la vida de los menores durante la semana y los fines de semana.

¿Cuáles son los gastos compartidos y los gastos individuales de cada progenitor?

La custodia de los niños tienen una serie de gastos que les pertenece a ambos progenitores o a un progenitor dependiendo de los siguientes factores:

Gastos de ambos progenitores

Estos costos se generan sin importar con cuál de los progenitores estén los niños y entre los más destacados se encuentran:

  • Matrícula del colegio.
  • Libros.
  • Material del colegio (incluidos instrumentos musicales).
  • Uniforme.
  • Actividades extraescolares.
  • Material de las actividades extraescolares.
  • Convivencias religiosas.
  • Excursiones del colegio.
  • Intercambios escolares.
  • Renovación del pasaporte o DNI.
  • Seguros escolares.
  • Cuota asociación de padres.

Gastos del progenitor con el que esté en el momento

Estos costos son incurridos por uno de los progenitores mientras los niños están bajo su cuidado, debido a necesidades específicas, y son cubiertos en su totalidad por el progenitor que los genera. Algunos de estos gastos incluyen:

  • Comida
  • Ropa
  • Pañales
  • Transporte escolar
  • Madrugadores
  • Comedor escolar
  • Guardería
  • Canguro

Consejos para la gestionar económicamente la custodia compartida

Para un matrimonio con custodia compartida, manejar de manera eficiente los gastos del niño puede ser desafiante, pero aquí hay algunos consejos económicos que podrían ayudar:

  1. Establecer un presupuesto conjunto: Es crucial que ambos progenitores acuerden un presupuesto detallado que cubra todos los gastos relacionados con el niño, incluidos los educativos, de salud, alimentación y actividades extraescolares. Esto ayuda a evitar malentendidos y asegura que ambos estén contribuyendo de manera justa.
  2. Abrir una cuenta bancaria compartida: Consideren la posibilidad de abrir una cuenta específicamente destinada a los gastos del niño. Ambos progenitores pueden aportar a esta cuenta de manera regular, proporcionando un sistema transparente y eficiente para manejar los gastos compartidos.
  3. Planificar gastos grandes con anticipación: Para gastos significativos, como la matrícula escolar o tratamientos médicos, es importante discutir y planificar con anticipación. Esto puede incluir la búsqueda de opciones más económicas o el establecimiento de un plan de ahorro.
  4. Mantener la comunicación abierta: Una comunicación clara y continua es fundamental. Discutan regularmente sobre los gastos del niño, revisen el presupuesto juntos y ajusten según sea necesario. Esto puede ayudar a evitar conflictos y asegurar que ambos estén alineados en cuanto a las prioridades financieras.

¿Pensión de alimentos en custodia compartida?

La custodia compartida, en su esencia, no implica una pensión de alimentos en el sentido tradicional. Como mencionamos anteriormente, los gastos se distribuyen de manera equitativa entre los progenitores en función de sus recursos y los de los menores. Sin embargo, existe una excepción a esta regla.

Desproporción económica. Excepción

En algunas situaciones, las diferencias sustanciales en ingresos o recursos entre los progenitores pueden llevar a una desproporción económica que justifique la solicitud de una pensión de alimentos. Esto podría ocurrir si uno de los padres tiene un ingreso significativamente mayor que el otro y los gastos necesarios para los hijos no pueden ser equitativamente compartidos.

De acuerdo con la jurisprudencia y el artículo 93 del Código Civil, en casos de custodia compartida con una desproporción económica evidente, es posible solicitar una pensión de alimentos. El juez evaluará la situación y, si se considera necesario, establecerá una cantidad fija que uno de los progenitores deberá pagar para cubrir los gastos de los menores. Es importante destacar que esta es una situación excepcional y no se aplica en todos los casos de custodia compartida.

¿Qué datos se considera para determinar la pensión de alimentos?

Teniendo en cuenta el apartado anterior, y destacando la situación excepcional, se va a explicar que datos se tienen en cuenta a la hora de calcular la pensión de alimentos:

Necesidades de los hijos

Es crucial asegurar que se satisfagan las necesidades de los hijos en todo momento, procurando preservar su estándar de vida previo a la separación de sus padres.

Sin embargo, este ideal puede ser complicado de alcanzar en la realidad, ya que las separaciones suelen conllevar una disminución en la solvencia económica del núcleo familiar. Por ejemplo, lo que antes se solventaba con un único hogar, tras la ruptura, requiere el sostenimiento de dos residencias, al menos.

Custodia compartida 70-30. Duración de la estancia de los niños con cada progenitor

Este tipo de custodia puede ser beneficioso cuando uno de los padres tiene mayores responsabilidades laborales o vive a una distancia que hace difícil una división de tiempo más equitativa. A pesar de la desigualdad en la distribución del tiempo, se espera que ambos padres participen activamente en todas las facetas de la vida de los niños, incluyendo decisiones educativas, de salud y actividades extracurriculares.

Este modelo requiere una comunicación efectiva y cooperación entre los progenitores para asegurar que las necesidades de los hijos sean siempre la prioridad principal. La flexibilidad y el compromiso de ambos padres son fundamentales para que la custodia compartida 70-30 funcione en beneficio de los hijos.

Por lo tanto la contribución a los gastos debe ponderarse teniendo en cuenta dicha circunstancia.

Custodia compartida 60-40

Cuando se establece un acuerdo de custodia compartida con una división de 60-40, los gastos asociados con la crianza de los hijos se reparten generalmente en función del tiempo que cada progenitor pasa con el niño, así como de sus ingresos respectivos. Aquí te explico cómo funcionan generalmente estos gastos:

  1. División del tiempo: En una custodia 60-40, uno de los progenitores tiene al niño aproximadamente el 60% del tiempo y el otro el 40%. Esto puede influir en cómo se dividen los gastos diarios, como alimentación y transporte, ya que estos gastos tienden a ocurrir más en el hogar donde el niño pasa más tiempo.
  2. Gastos cotidianos: Los gastos diarios como comida, ropa y suministros escolares suelen ser manejados por el progenitor con el que el niño está viviendo en ese momento. Sin embargo, estos pueden ser contabilizados y divididos proporcionalmente si los progenitores acuerdan hacerlo.
  3. Gastos extraordinarios: Los gastos grandes o extraordinarios, como matrículas escolares, gastos médicos no cubiertos por el seguro y actividades extracurriculares suelen ser divididos entre ambos progenitores. La división puede ser igualitaria o proporcional a los ingresos de cada uno, dependiendo de lo que se haya acordado en el proceso de mediación o decisión judicial.
  4. Contribución basada en ingresos: A menudo, los acuerdos incluyen una disposición para que los gastos se dividan proporcionalmente según los ingresos de cada progenitor. Esto significa que el progenitor con mayores ingresos podría pagar una mayor parte de los gastos.
  5. Manutención infantil: Además, puede haber un pago de manutención infantil de un progenitor al otro, calculado en base a los ingresos, el tiempo de custodia y las necesidades del niño. Esto ayuda a equilibrar los gastos y asegurar que ambos progenitores contribuyen financieramente a las necesidades de sus hijos.
  6. Acuerdos legales: Es importante que todos estos detalles estén claramente especificados en un acuerdo legal para evitar malentendidos o disputas futuras. Los acuerdos pueden ser modificados con el tiempo si cambian las circunstancias de los progenitores o del niño.

Conclusión sobre gastos custodia compartida

En resumen, la custodia compartida implica la distribución equitativa de los gastos de los menores en función de los ingresos de los progenitores. No se trata de una pensión de alimentos tradicional, pero existen excepciones en casos de desproporción económica entre los padres. La comunicación y la cooperación son fundamentales en la custodia compartida para garantizar el bienestar de los menores.

Si te encuentras en una situación de custodia compartida o estás considerando esta opción, es importante buscar asesoramiento legal para comprender tus derechos y obligaciones específicos en tu caso. En Cádiz, nuestro equipo de abogados especializados en derecho de familia está aquí para ayudarte a navegar por estos complejos asuntos legales. Contáctanos hoy para obtener la orientación que necesitas.

Recuerda que cada caso es único, y es fundamental tomar decisiones informadas y adecuadas a tus circunstancias personales.

Comparte este Artículo

Artículos y Noticias