Diferencia entre incapacidad y discapacidad: Requisitos

diferencia entre incapacidad y discapacidad abogado
Contenidos del artículo

¿Existe diferencia entre incapacidad y discapacidad? Incapacidad, invalidez y discapacidad no son lo mismo y con este post vas a entender la diferencia. Lo primero que debemos tener claro es que nuestro Sistema de Previsión de Seguridad Social es un sistema dual: el contributivo (prestaciones) y el asistencial (subsidios). La primera son prestaciones económicas en atención a la existencia de unas cotizaciones previas, cumpliendo con la cotización mínima se accederá a una prestación determinada por la base de cotización. Las segundas son ayudas económicas que se otorgan a personas que no tienen otros medios económicos y que no han reunido las cotizaciones suficientes para acceder a unas prestaciones, y son muy inferiores que las prestaciones por cotización.

Ahora que tenemos claro estos dos sistemas vamos con los conceptos:

Diferencia entre incapacidad y discapacidad

¿Qué es la discapacidad?

La discapacidad es el mero reconocimiento por parte de una Administración de un grado de afectación de una enfermedad. Se solicita ante los Servicios de Valoración de la Comunidad Autónoma, y una vez explorado el solicitante se emite una resolución administrativa estableciendo un grado de discapacidad. Ahora bien, sus efectos son meramente administrativos y no son pocos: beneficios en el acceso al empleo, beneficios fiscales, beneficios en el acceso a la vivienda y educación, beneficios en movilidad (tarjeta RENFE, tarjeta de estacionamiento). Por tanto es un reconocimiento administrativo como decíamos, no es una prestación ni un subsidio: no da derecho a recibir ninguna prestación económica (ninguna paga). Para ello tenemos las siguientes figuras:

¿Qué es la invalidez?

Cuando hablamos de invalidez, hablamos de una pensión no contributiva para personas que acrediten un grado de discapacidad (lo anterior) superior al 65% y no hayan cotizado lo suficiente para alcanzar una pensión contributiva. El reconocimiento viene dado por los servicios de la Comunidad Autónoma. Como consecuencia, por tanto, además de tener acceso a los servicios sociales antes mencionados, se tiene derecho a la percepción de una cantidad económica mensual, que viene determinada anualmente en los Presupuestos Generales del Estado, y que suele ser de escasa cuantía.

En relación a los requisitos exigidos, pueden destacarse los siguientes:

  • Situación de necesidad: Carecer de ingresos suficientes
    • Si la persona vive sola, se entiende que existe carencia de ingresos cuando las rentas o ingresos computables de las que se disponga o se prevea que va a disponer, sean inferiores a la cuantía máxima anual de la pensión no contributiva (5.899,60 euros para 2022).
    • Si la persona convive con familiares, habrá que atender al grado de parentesco de los familiares con los que conviva, al número de familiares que convivan y al volumen de rentas o ingresos total de la Unidad Económica de Convivencia (UEC
  • Edad: entre dieciocho y 65 años.
  • Residencia legal en España: antigüedad mínima de cinco años (dos años inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud).
  • Estar afectada por una discapacidad o por una enfermedad crónica, en un grado igual o superior al 65%

¿Qué es la incapacidad laboral?

Se trata de una prestación contributiva. Cuando hablamos de incapacidad laboral, nos referimos al reconocimiento por parte del Estado a través de la Seguridad Social, de la afectación en el empleo que tiene una o unas patologías del trabajador. Dependiendo de en qué grado afecte a la capacidad para desarrollar el trabajo habitual de la persona, se reconocerán los siguientes grados: parcial, total, absoluta o gran invalidez. Lo principal en este proceso es determinar la capacidad que tiene el afectado para desarrollar su actividad principal, y en caso negativo, si puede desarrollar alguna actividad laboral con un nivel productivo aceptable. Por tanto esta prestación compensa la merma o ausencia sobrevenida de la capacidad de trabajo por una persona que sufre una enfermedad o accidente.

Al ser una prestación contributiva los requisitos son distintos.

Ejemplo de discapacidad e incapacidad

Discapacidad: Imagina a una persona, llamémosla Ana, que nació con una condición que limita su movilidad en las piernas, lo que hace que necesite usar una silla de ruedas para desplazarse. Esta condición es permanente y afecta su capacidad para realizar ciertas actividades de la misma manera que una persona sin esta condición lo haría. En este caso, Ana tiene una discapacidad física. La discapacidad se refiere a la condición física o mental a largo plazo que limita las actividades diarias de una persona.

Incapacidad: Por otro lado, imagina a Carlos, quien recientemente tuvo un accidente que resultó en una lesión en la espalda. Debido a esta lesión, Carlos está temporalmente incapacitado para realizar su trabajo en la construcción, ya que requiere de esfuerzo físico que podría agravar su lesión. En este contexto, Carlos está experimentando una incapacidad temporal para trabajar debido a su lesión. La incapacidad, en este caso, se refiere a la falta temporal de habilidad para realizar ciertas tareas específicas, como el trabajo, debido a una enfermedad o lesión.

Conclusión

  • Discapacidad: Es una condición que limita a la persona en sus actividades diarias o en la participación en la sociedad debido a diferencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales que pueden ser permanentes.
  • Incapacidad: Es una situación, generalmente temporal, donde una persona se ve impedida de realizar una tarea específica, como su trabajo, debido a una enfermedad o lesión.

Este ejemplo ilustra cómo la discapacidad se centra en limitaciones a largo plazo que pueden afectar varios aspectos de la vida de una persona, mientras que la incapacidad es más a menudo una condición temporal que impide realizar una actividad específica, como el trabajo, debido a una enfermedad o lesión.

Diferencias entre discapacidad e incapacidad permanente

La discapacidad y la incapacidad permanente son conceptos distintos, aunque relacionados, cada uno con su propio contexto y significado. La discapacidad se refiere a una condición física, mental, intelectual o sensorial a largo plazo que puede limitar la participación de una persona en la sociedad. No se limita exclusivamente al ámbito laboral y puede afectar diversas áreas de la vida de una persona.

Por otro lado, la incapacidad permanente se define como la situación en la que un trabajador, debido a una lesión o enfermedad, queda impedido para realizar su trabajo de manera normalizada. Esta condición lleva consigo el derecho a percibir una pensión, la cual puede ser en forma de mensualidad o indemnización, y se basa en las cotizaciones previas del trabajador, siendo por tanto contributiva. A diferencia de la discapacidad, que puede medirse en porcentajes, la incapacidad se clasifica en grados (parcial, total, total cualificada, absoluta y gran invalidez), reflejando el impacto de la condición en la capacidad laboral del individuo.

En resumen, mientras que la discapacidad tiene un enfoque más amplio y puede afectar diferentes aspectos de la vida de una persona, la incapacidad permanente se centra específicamente en la capacidad laboral y está asociada con el derecho a percibir una pensión basada en las contribuciones previas del individuo al sistema de seguridad social.

Requisitos para obtener la incapacidad permanente

  • No tener capacidad para trabajar en la profesión habitual o en todas por causa de una enfermedad o accidente
  • Alta en seguridad social o encontrarse en situación asimilada a la de alta (búsqueda activa de empleo, por ejemplo). Con la excepción de las prestaciones de incapacidad permanente absoluta y de gran invalidez a las que se podrá acceder sin necesidad de acreditar ni la situación de alta, ni tampoco la situación asimilada al alta. Aunque para ello debería acreditarse una cotización total mínima de quince años al sistema de seguridad social (al menos tres dentro de los últimos quince).
  • Un cierto período de cotización previa: a excepción de si la causa de la incapacidad derivase de accidente, sea o no laboral, en cuyo caso no se requeriría cotización previa alguna. Así, en el caso de las pensiones de incapacidad permanente, la cotización mínima requerida cuando deriven de una enfermedad se calculará en función de la edad del interesado en el momento del hecho causante:
    • En concreto si fuese inferior a 31 años, deberá acreditar una cotización de al menos una tercera parte del tiempo transcurrido entre que este cumplió los dieciséis años y el hecho causante.
    • A partir de los 31 años en adelante, necesitaría acreditar al menos una cuarta parte del tiempo transcurrido desde el cumplimiento de los veinte años de edad y el hecho causante. Además, en este caso se requerirá también la acreditación de un periodo mínimo de cotización de cinco años, y que al menos una quinta parte de la cotización total esté comprendida dentro de los últimos diez años.

La cuantía de la pensión la determina la base reguladora de las cotizaciones. Para las derivadas de contingencias comunes será calculada a partir de las cotizaciones efectuadas en los 96 meses anteriores a la fecha del hecho que cause la incapacidad. En cambio, en los casos en los que la situación de incapacidad permanente derive de contingencias profesionales, la misma será la equivalente a la base de cotización a fecha del hecho causante.

La solicitud de la prestación deberá efectuarse ante el Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS), que será el órgano que deba resolver la misma, en caso de denegación o de transcurrir el silencio administrativo, deberá interponer demanda en el Juzgado de lo Social. El pago corresponde al INSS o en su caso a la mutua correspondiente cuando deriven de accidente de trabajo o enfermedad profesional.

En caso de curación del beneficiario, las prestaciones de incapacidad permanente quedarían extinguidas.

Esperamos que se hayan resuelto tus dudas respecto al tipo de pensión que se puede solicitar en cada caso. Y recuerda, en todo procedimiento administrativo o judicial es recomendable contar con un Abogado que te asesore. Si necesitas realizar una consulta puedes pedir cita en info@mateolopezabogados.es o al teléfono +34 616 776 606

Comparte este Artículo

Artículos y Noticias

custodia compartida cadiz

Custodia Compartida: Situación actual

Custodia Compartida: ¿Debería Ser el Sistema por Defecto? La custodia compartida, ¿debería ser el sistema por defecto en casos de divorcio o separación? Esta es